Hacer barbacoas en invierno

A casi todo el mundo le encanta hacer barbacoas en verano. Las noches agradables con la familia, donde se pueden tomar sabrosos bistecs a la parrilla y una cerveza fría. ¿Pero qué tal con hacer una barbacoa en invierno? ¿La barbacoa tiene que pasar a hibernación o se puede seguir en invierno? No, hacer barbacoas en invierno también puede ser muy divertido y tiene cierto encanto. Teniendo en cuenta que el frío impide que muchos asen a la parrilla, no siempre es necesario éstar frente a una barbacoa todo el tiempo, basta con poner la carne y controlarla de vez en cuando. Por lo tanto, te daremos los mejores consejos para que disfrutes de tus barbacoas en invierno a pesar del frío. Después podrás disfrutar del delicioso olor y el buen sabor de las carnes a la brasa.

Encuentra un buen espacio para que la barbacoa esté protegida

Se compran la carne y los platos de acompañamiento, lo que se necesita para hacer una barbacoa en invierno es un refugio protector como por ejemplo una carpa de festejo para los huéspedes. Esta podría ser idealmente una caseta de jardín, la cual puede ser calentada si es posible. Sin embargo, si no hay caseta de jardín, también se ofrece una carpa protectora con paredes laterales. Se puede instalar esta carpa en los alrededores de la barbacoa para tener un ojo a la comida en la barbacoa en todo momento. Si también tienes una estufa de gas, puedes precalentar el refugio y crear una atmósfera acogedora y cálida. Asegúrate también de que los asientos estén equipados con un colchón. Esto asegura que los huéspedes no se enfríen tan rápidamente.

Además de mantas y almohadas calientes, también se puede utilizar un calefactor de ventilador eléctrico o una estufa de gas para generar calor en una carpa de fiesta. Sin embargo, si se utiliza un horno de gas, se debe proporcionar suficiente aire fresco. De lo contrario, existe el riesgo de asfixiarse. Además, los calentadores no deben colocarse directamente al lado de la carpa fácilmente inflamable.

Un sitio con fuego caliente para los huéspedes

Para mantener el exterior agradablemente caliente y evitar la congelación, es aconsejable preparar una buena hoguera. Para ello, lo mejor es utilizar una chimenea separada junto a la barbacoa o una cesta de fuego. Alrededor de esto, los huéspedes pueden colocarse en grupos y calentarse. Si no dispones de tanto espacio en el jardín, también puedes utilizar una seta calefactora o un calefactor radiante. En general, funcionan con gas y no producen prácticamente ningún tipo de gases de combustión tóxicos ni humo.

Lo que también ayuda contra el frío son las mantas y las chaquetas de invierno. Si los huéspedes no se van a quedar mucho tiempo afuera, la barbacoa también puede servir como fuente de calor. Sin embargo, es aconsejable utilizar una barbacoa de carbón sin tapa, ya que de lo contrario el calor no puede penetrar hacia el exterior. Una vez que la comida esté lista, el calor del carbón de leña puede, por supuesto, seguir utilizándose y trasladarse a la chimenea. Allí todo el mundo puede disfrutar del calor residual.

La ropa adecuada

La ropa adecuada es importante al hacer barbacoas en invierno. Porque sin ésa misma, asar en invierno se convierte rápidamente en algo desagradable y los huéspedes se escapan a la casa cálida. Por lo tanto, presta atención a ropa como gorras, bufandas, guantes y calcetines de lana gruesa. Además, una chaqueta de invierno que no sea demasiado gruesa es ideal para hacer barbacoas en invierno.

Proteger el asado del frío

Sopla un viento frío y la comida que viene directamente de la barbacoa caliente se enfría muy rápidamente. Ya no es muy sabroso comerlo. Para mantener el calor después de hacer la barbacoa, se puede servir la comida en bollos rebanados, lo que mantiene el aire frío alejado de la comida de la barbacoa. En el caso de los platos se aconseja calentarlos antes en el horno. Así los alimentos que se colocan en el plato, quedarán calientes durante mucho más tiempo y no se enfrían tan rápidamente.

Servir caldos calientes y bebidas calientes

Las sopas calientes se pueden servir como entrante para acompañar a la parrillada en invierno. Éstos calientan a los huéspedes por dentro y son ideales para los días fríos del invierno. Una sopa un poco más picante, que se puede servir con pimentón y chile, proporciona calor adicional. Además se puede tomar un buen vino caliente con el plato principal.

Asado de temporada

Por supuesto, al hacer barbacoas en invierno, no debe faltar buena comida encima de la barbacoa. Un bistec espeso, que mantiene el calor durante mucho tiempo, es lo más adecuado para este propósito. En el caso de las verduras, por otra parte, se debería hechar un ojo en la variedad de la temporada. Entre ellas se encuentran calabazas, nabos, coles, setas y puerros según la temporada. Como postre se puede servir una manzana asada a la parrilla, a juego con un chocolate caliente.

Como puedes ver, con los consejos y trucos adecuados, puedes continuar haciendo barbacoas en invierno. Buenas opciones contra el frío pueden ser un refugio adecuado, una fuente de calor y buena ropa.Para ver las mejores barbacoas, haz clic aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Pedro García Ibañez .
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Pedro García Ibañez.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.

Publicar comentario